MASCARILLA DEPORTIVAS: CORRER TRAS EL CONFINAMIENTO

En plena crisis del coronavirus muchos corredores se empiezan a preguntar qué pasará cuando se permita salir a la calle. ¿Qué distancia de seguridad habrá que mantener con otros corredores? ¿Deberé llevar una máscara mientras corro? Son muchas las preguntas y la respuesta no siempre es sencilla.

¿Tengo que usar una mascarilla al correr?

El salir o no a correr con una mascarilla dependerá de las decisiones políticas que se tomen una vez acabe el confinamiento. Pero, independientemente de estas decisiones, ¿tiene sentido usar mascarilla? ¿no es suficiente el simple distanciamiento?

Según un estudio belga-holandés en el que se simulaba la evolución espacial de las gotículas de saliva tras diferentes actividades, como andar, correr o andar en bicicleta, la distancia de seguridad va más allá de los recomendados 1-2 metros. Y es que estos investigadores encontraron que se deben mantener al menos 4 metros de distancia mientras corremos o 10 metros cuando andamos despacio con la bici.

Sea cual sea el caso, es evidente que cubrirnos la cara mientras corremos ayudan a tranquilizar a las personas con las que nos cruzamos por la acera.

DIFERENCIAS CON LAS MASCARILLAS SANITARIAS

¿Pensabas que no había diferencias entre ambas? Es algo que mucha gente piensa, sin embargo, hay unas claras diferencias:

Diseño menos ceñido

Para obtener la mayor comodidad posible y favorecer un mayor flujo de aire durante el ejercicio las mascarillas deportivas suelen estar abiertas ligeramente por la parte inferior, algo que las hace menos efectivas que las sanitarias para protegernos/propagar el virus.

Reutilizables

La mayoría de las mascarillas sanitarias o quirúrgicas son de un sólo uso, mientras que las deportivas están diseñadas para varios usos. Eso sí, no hay que olvidar en lavarla entre uso y uso.  De cualquier modo, que sean lavables no quiere decir que vayan a durar para siempre. Dependiendo del fabricante su vida útil suele rondar las 100-150 horas de uso.

Diseñadas para la contaminación

Hasta la fecha prácticamente todas las mascarillas deportivas existentes se utilizaban en lugares donde la contaminación, polvo o polen eran excesivamente elevados, algo que dificultaba la práctica deportiva. Es decir, estaban pensadas para la evitar la contaminación o las alergias, no para protegernos de los virus.

Pocas son FFP2/3

¿Esto significa que no me sirven protegen del virus? Depende. Entre las mascarillas deportivas homologadas la mayoría son del tipo FFP1, es decir, van a filtrar partículas grandes pero no van a proteger frente a los virus. Para lo que sí nos servirán es para evitar la propagación del virus en caso de estar infectados, ya que retendrán las gotículas del virus al toser o al hablar.

Las mascarillas deportivas certificadas como FFP2 y FFP3, en cambio, sí que sirven para filtrar la mayoría de las partículas contaminantes y agentes patógenos, incluyendo virus. El principal problema es que es muy difícil encontrarlas o están ya agotadas. La marca española Airgo2 o la norteamericana trainingmask, por ejemplo, tienen en su catálogo este tipo de mascarillas.

No hay ningún tipo de mascarilla – incluyendo las FFP2 o FFP3 – que sea 100% eficaz, por lo que deberemos seguir manteniendo las medidas de seguridad adicionales necesarias para evitar la propagación del virus.

¿Qué dificultades conlleva llevar mascarilla al correr?

Las sensaciones corriendo con una mascarilla son muy diferentes a hacerlo «libremente», como nos gusta.

Menor flujo de aire

Lo primero que vamos a notar al hacer ejercicio con una mascarilla es una mayor dificultad en cada respiración, que será mayor o menor dependiendo del grosor de los materiales. Además, si la boca y la nariz están completamente cubiertas la respiración se puede dificultar todavía más. En este sentido, utilizar algunos modelos que incorporan filtros de aire o de carbón activo pueden reducir esta sensación de agobio.

Mayor humedad

Una de las principales razones por la que la vida útil de las mascarillas no es infinita es la humedad. Y es que cada ciclo de inhalación-exhalación humedece los materiales de las mascarillas, más si cabe durante el ejercicio. Una excesiva humedad reduce la capacidad de filtrado de las mascarillas, por eso es vital ceñirse a las indicaciones de tiempo de uso indicadas por el fabricante.

Además, una mascarilla excesivamente húmeda también supone una mayor dificultad para respirar. No es momento para series intensas si empleamos mascarilla.

Acumulación de sudor y secreciones nasales

Cuando estemos corriendo con una mascarilla va a ser inevitable la creación de un ambiente cálido y húmedo en la boca-nariz que va a favorece que todas las secreciones generadas en la zona (sudor o mocos, por ejemplo) se queden allí retenidas.

Considerando todos estos factor, a la hora de elegir una mascarilla deportiva hay que tener siempre presente hasta qué punto nos queremos proteger del virus y la sensación de agobio que estamos dispuestos a tolerar. Es decir, debe existir un equilibrio entre seguridad y comodidad.

TRAINING MASK

La llamanda training mask tiene la peculariedad de simular el entrenamiento en altura, características por la que se obtuvo una gran repercusión. Y es que según apunta la marca el uso de esta máscara permite mejorar el rendimiento gracias a su capacidad de mejorar la absorción, transporte y uso de oxígeno, y al incremento de la fuerza de los músculos respiratorios.

Si la usais tener en cuenta que no es dispone de ningún tipo de certificación FFP y, además, puede provocar hipercapnia  (incremento excesivo de los niveles de dióxido de carbono).

¿Cómo de efectivas son las mascarillas deportivas?

La efectividad de las mascarillas – tanto deportivas como sanitarias – van a depender de los materiales usados y de su colocación.

Materiales

Los materiales de las mascarillas deben tener capacidad filtrante, como el Tejido no Tejido convencional (cuyas especificaciones deben ser 50-60 g/m2 o un espesor de 0,3 -0,5 mm). En función de la capacidad filtrante se le otorgará las mencionadas homologaciones (desde FFP1 a FFP3). En muchos casos las mascarillas no disponen de la certificación FFP por el simple hecho de que nunca han necesitado protección frente a agentes patógenos y, por tanto, no era necesario ningún grado de certificación. En cualquier caso, materiales finos, como determinados tejidos transpirables o los habituales buff, pueden no ser suficiente para evitar el paso de las gotículas víricas.

Colocación

Especialmente en las mascarillas deportivas hay que tener especial cuidado en su colocación y cerciorarse de que se adapta al rostro de la mejor forma posible, sin dejar ningún hueco entre la mascarilla y la cara por donde pueda pasar el aire. Por ello, algunas cuentan con una pinza que se coloca en la zona de la nariz que ayuda a que el tejido esté lo más ceñido posible a la piel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ENTRENAMIENTO RUNNING ONLINE

TE AYUDAMOS A CUMPLIR TUS OBJETIVOS
PRUEBA GRATIS 7 DÍAS
close-link
Descubre tu zapatilla de correr perfecta en 3 minutos 
EMPEZAR TEST
close-image

shares